viernes 24 de mayo de 2019
Daños colaterales de la guerra del sistema operativo y sus consecuencias para la industria marketera

Huawei no ha sido la única perjudicada en la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el daño colateral ha sido para cientos de compañías que tienen una gran parte de sus consumidores detrás de la pantalla de un móvil de la marca.

Huawei ofrece una base de usuarios de cientos de millones de personal en todo el mundo de los cuales, la mitad se encuentran en China, uno de los mercados más potentes. 

“La industria sabe que el gobierno estadounidense está dispuesto a imponer sanciones catastróficas derivadas de los daños colaterales de la guerra comercial y la confianza es la mayor víctima”, señala Nick Fawbert, fundador de Mutiny Asia,en The Drum.

La guerra del sistema operativo incrementa los costes y el riesgo, lo que conlleva una reestructuración de los planes financieros y, por tanto, un estrechamiento de los presupuestos de marketing.

El desarrollo de las redes 5G ha sido el origen de esta crisis y representa el mayor riesgo del futuro. Y es que, “el crecimiento del mobile commerce está íntimamente ligado al acceso a esta tecnología”.

Es por ello que dominar el 5G es la última milla del mobile commerce, un trofeo que se disputan las grandes telcos, mientras los gobiernos legislan para asegurar la libre competencia y Estados Unidos intenta barrer para casa.

“El resultado de la batalla perjudicará a las marcas y a sus consumidores en términos de acceso y costes de distribución”, señala Fawbert. “La guerra del sistema operativo amenaza la cadena de suministro”.

La manera en la que los gobiernos y los proveedores respondan a ella es crucial.

“La confianza puede recuperarse y un cambio de actitud de la administración estadounidense hacia un enfoque más inclusivo puede hacer que la industria lo deje pasar. Pero la tentación de protegerse frente a una nueva guerra puede desatar respuestas defensivas en los mercados regionales”, explica.

Ejemplo de ello es el anuncio de Huawei sobre la creación de un sistema operativo propio, movimiento que podría ser copiado por otros agentes de la industria. Una situación que llevaría a la fragmentación, “un riesgo para la industria entera”.

Y, ¿qué puede hacer la industria marketera ante esto?

“Los marketeros necesitan revisar sus estrategias internas para encajar el riesgo y protegerse de futuras amenazas”, cuenta Fawbert. Y, la mejor protección ante el riesgo es la previsión.

“Los ganadores serán aquellos que entiendan su papel dentro de la organización e impulsen los insights, las competencias y la flexibilidad necesarias para crecer a pesar de la volatilidad del mercado”.


Adaptado de: https://www.marketingdirecto.com


<< ver otras noticias