viernes 13 de septiembre de 2019
Las claves del contenido: TOFU, MOFU Y BOFU

El contenido, la estrategia número uno desde la perspectiva de los mercadólogos, ha recorrido muchos caminos. Desde optar por el formato favorito de los estrategas: el video, hasta por el que la gente percibe como de perdedores. La Universidad de Washington se concentró en los esfuerzos de los influencers por publicar contenido en Instagram y determinó qué contenido los hacen ver como perdedores: las selfies.

El contenido es un eje central sea bueno o malo. Pero, como estrategas lo importante sí debe ser la calidad, pero también que cumpla las bases del embudo de conversión. Toda estrategia busca finalmente que los likes, comentarios, leads, todo, lleve a convertir.

El embudo engloba cuatro etapas fundamentales: anunciar, interesar, decisión y acción. Este proceso indica una forma precisa de formular una estrategia, la que el profesional está obligado a dominar.

Al final, el embudo permite al estratega enviar la información que los lectores requieren, detectar sus necesidades, dirigirlos hacia los productos y servicios, y darles la solución a sus problemas. Algo que definitivamente acerca a las compañías con ellos.

TOFU, MOFU y BOFU parecen un lenguaje ochentero, pero en realidad son bases importantes para definir el contenido en una estrategia digital actual.

1.  TOFU

El primer nivel del embudo se llama Top of the funnel o TOFU y es la parte en el que el contenido se crea para atraer al mayor número de leads posible. Un ejemplo claro son los posts. Gracias a un post en Facebook obtienes, likes, comentarios, compartidos, guardados, etcétera. Estos te ayudan a definir a tu audiencia al menos en ese medio.

2.  MOFU

El segundo embudo de conversión es el Middle of the Funnel o MOFU que se aplica en una estrategia inmersiva en la experiencia de marca que ofrece una vez que ha logrado que el consumidor la descubra en la web. Es decir, una vez colocada en internet, el consumidor llega a ese contenido y se decide ir a la página web oficial o alguna red social.

Los consumidores en este apartado ya saben lo que necesitan por lo que se deslizan por el embudo y llegan a la mitad.

En este punto es importante que el sitio cuente con todo lo necesario para cubrir las necesidades y dudas del usuario digital que está a punto de hacer una conversión, o todo el proceso anterior habrás sido para nada. No hay peor asunto que ese.

3.  BOFU

El tercer embudo de conversión es el Bottom of the funnel o BOFU, que es la parte más estrecha del embudo porque sólo llegan los usuarios que ya entraron al sitio y decidieron que eres una buena opción. Una vez que se llega hasta este punto, el consumidor se ubica en un punto crítico para decidir si se queda contigo o no.

Entonces el siguiente punto se concentra en la experiencia, aquella que motiva al consumidor a quedarse con la marca, a volver a comprar e incluso le brinda la posibilidad de ser su sitio de confianza.

Estas etapas van de la mano con las herramientas que ofrece el medio digital con alcance masivo que permitirá oportunidades importantes a las estrategias. Se trata del lienzo perfecto en el que se puede crear una obra de arte que lleve al punto original al que quiere ir toda compañía: la conversión.

El contenido y la web han sido la fórmula que ha derrotado a grandes medios como la televisión o la radio, que en cuestiones de inversión pasan por su peor momento.


Adaptado de: https://www.merca20.com


<< ver otras noticias