viernes 04 de octubre de 2019
"Los animales experimentando son lindos. Experimentar en animales no lo es".

 

Dos pequeños ratones de laboratorio protagonizan la nueva campaña de PETA contra la experimentación con animales. La organización por los derechos de los animales hace frente a "las pruebas abusivas y científicamente falsas" que sufren estos pequeños seres vivos.

Dos pequeños ratones se encuentran en un laboratorio de colegio realizando sus experimentos científicos. El espectador se estrella con la realidad cuando esos ratones dejan de vivir una historia de ficción para vivir una cruda historia real: la que sufren millones de ratones y ratas 'de laboratorio' a diario en investigaciones científicas de verdad. Y es que, como reza el anuncio, "los animales experimentando son lindos. Experimentar en animales no lo es".

La nueva campaña de PETA se centra sobre todo en la farmacéutica estadounidense Pfizer. Según la asociación, han torturado a más de 1.000 ratones a través de una prueba de nado forzado, un experimento en el que los pequeños roedores son colocados en vasos con agua -sin escapatoria- para obligarles a nadar si no quieren morir ahogados.

La idea es exigirle a Pfizer que prohíba "esta prueba arcaica e inútil". Por ese motivo han localizado el spot cerca de la sede central de la compañía en Nueva York y en parte de sus instalaciones en el área de Raleigh/Durham.

La prueba de nado forzado es uno de los métodos de prueba que han sido fuertemente criticados por los científicos que, según la asociación, argumentan que flotar no es una medida de depresión o desesperación, como algunos afirman, sino más bien un indicador positivo de aprendizaje, conservación de energía y adaptación a un nuevo ambiente.

"El nuevo anuncio de PETA le recordará a la gente que los ratones son seres pensantes y sintientes que merecen vivir y que no pertenecen a los humanos para ser abusados y asesinados. Los espectadores verán inmediatamente que Pfizer ha despojado a los animales de todo lo que es natural e importante para ellos y que debe realizar pruebas que no usen animales y sean relevantes para los humanos", ha expresado la vicepresidenta senior de PETA Estados Unidos, Kathy Guillermo.

Apunta al fabricante de ChapStick por haber usado esa prueba cruel para medir el tiempo que los ratones luchan por su vida, supuestamente para evaluar los efectos de fármacos antidepresivos, algo que, hasta ahora, la prueba no ha logrado.

Algunas compañías ya han eliminado y prohibido estos procesos de sus ensayos tras mantener conversaciones con la sede estadounidense de PETA: Johnson & Johnson, AbbVie, Roche, Boehringer Ingelheim, AstraZeneca, y Novo Nordisk A/S.


Adaptado de: https://www.peta.org/action/give-pfizer-some-lip/


<< ver otras noticias