viernes 21 de febrero de 2020
Metodología PEAK Performance transforma la cultura corporativa

“PEAK es mucho más que las cuatro palabras que la forman. Es la metodología que nos ha permitido transformar la cultura corporativa de Adevinta. A través de ella, empoderamos a nuestros empleados para que se vean capaces de liderar sus propios proyectos y sacarlos adelante, con espíritu emprendedor y ganas de crecer y evolucionar, como si fueran su propio CEO”, Gianpaolo Santorsola, CEO de Adevinta Spain.

La innovación y la creatividad son fuentes inagotables en cada empresa, de los lugares y momentos más insospechados pueden surgir ideas brillantes. En algunas, como es el caso de Adevinta, parte de la forma en que trabajan y se organizan sus equipos. Esta multinacional, 100% especialista en marketplaces digitales ha encontrado en la implementación del método PEAK Performance la manera de mantener el ritmo acelerado que marca a las empresas digitales y que ha permitido romper los silos entre las siete marcas distintas del grupo y generar sinergias entre ellas.

Cada una de las letras de PEAK corresponde a las cualidades de esta metodología, una forma de trabajar para una organización de alto rendimiento, en la que los empleados ganan poder y sienten los proyectos como propios:

Priorización, priorizar significa en Adevinta disponer de una visión clara de lo que es más importante para trabajar en lo que genera valor para el usuario y los clientes.

Empoderamiento, empoderar hace referencia a cómo los trabajadores definen de forma autónoma la manera de lograr los objetivos y medir sus progresos.

Alineación, el alineamiento en esta compañía es remar conjuntamente en la misma dirección, definir las prioridades siempre con diálogo entre los equipos. 

Knowledge (conocimiento), trata de compartir experiencias, fomentar la transparencia y poner el conocimiento al alcance de todos.

Fiel reflejo de la transformación cultural emprendida es el gemba, vocablo japonés que significa el lugar donde ocurren las cosas, y hace alusión al encuentro entre los equipos PEAK y el management. Una sesión semanal en la que conversan y comparten su grado de confianza para alcanzar sus objetivos, plantean nuevos retos y desbloquean las barreras que puedan impedir alcanzar las metas previstas. Esto no deja de ser el reflejo de una estructura horizontal, casi de pirámide invertida, donde el líder está al servicio del empleado para ayudarlo a evolucionar, y donde la confianza y la transparencia es absoluta en el desempeño de cada uno de los engranajes que conforman la compañía.

La metodología PEAK no se entendería tampoco sin un buen feedback. Uno de los comportamientos de la cultura de Adevinta se resume en: “Te digo lo que pienso y te escucho”. Trata sobre la importancia de intercambiar impresiones de forma constructiva y valiente, asumiendo que lo mejor que puedes hacer por un compañero es ser sincero con él para ayudarle realmente a mejorar. Puede parecer difícil, porque de alguna manera no estamos entrenados para que surja con naturalidad, pero aquí lo desarrollan como una parte fundamental del trabajo en equipo. Con todos los ingredientes de este método mezclados en una coctelera, la empresa se ha transformado en un actor fresco, ágil, autónomo y flexible.

Una multinacional con la agilidad de una startup

Los equipos PEAK sienten cada proyecto como propio. El espíritu estartapero domina Adevinta. Llegar a este punto habría sido imposible sin una metodología basada en la confianza en los empleados, poniendo a su alcance diferentes iniciativas que faciliten la cooperación en equipo. 

El flexseating permite a cada empleado decidir el sitio donde va a trabajar según sus tareas del día. Si va a tener reuniones, debe concentrarse intensamente o trabajar en equipo, las nuevas oficinas cuentan con espacios que se adaptan a todas las necesidades. Desde hace algunos meses, además, han implantado el mobile work para todos los trabajadores, a los que dan la posibilidad de trabajar en remoto cuando sea necesario. La finalidad es romper la cultura del presentismo y la necesidad de estar en el puesto de trabajo a la vista del jefe el máximo número de horas posibles.

Los trabajadores conocen los planes y objetivos de la compañía, de forma que se sienten empoderados y autosuficientes para colaborar entre sí. Algo impensable sin la confianza y transparencia desarrollada por los diferentes equipos humanos. Permite actuar como una única empresa, independientemente del nombre de las diferentes marcas, aprovechando sinergias, colaborando entre equipos en función de las necesidades y proyectos. 

“La metodología PEAK nos ha permitido construir una cultura común y un sentimiento de pertenencia a Adevinta, más allá de las marcas propias, conectando a los empleados y creando sinergias basadas en la confianza y el conocimiento, aprovechando mejor nuestro talento interno. Queremos transformar el modelo de trabajo tradicional para adaptarnos al ritmo trepidante que marca a las empresas digitales”, comenta Elisabet Guasch, directora de People&Communications en Adevinta Spain.


Adaptado de: www.adevinta.com/es


<< ver otras noticias