lunes 04 de enero de 2021
El aumento del fraude de clics en el 2020

2020 trajo numerosos desafíos que transformaron muchos de los comportamientos de los consumidores. El universo digital tuvo un gran crecimiento acompañado de una gran sombra, la del fraude de clics.

Durante la fase inicial de la pandemia de coronavirus, con cierres nacionales en marzo y abril de 2020, los datos de Click Cease muestran que las tasas de tráfico fraudulento en general aumentaron un 21%. Cuando se mira específicamente al tráfico móvil, este pico de fraude aumenta al 62%.

Este alarmante salto ha sido subrayado por la exposición de varios robots de fraude publicitario de alto perfil, manipulaciones de malware y casos judiciales de fraude de clics. Tal vez hemos visto más actividad porque la tecnología para exponer estas prácticas fraudulentas está mejorando, o tal vez realmente ha sido un gran año para el fraude de clics. También menciona Tekya, un malware de apps móviles enfocado a juegos para niños y cuyo impacto ha sido significativo en los últimos meses.

Tendencias de fraude publicitario a lo largo de 2020

Los estafadores son un grupo ingenioso y a menudo se aprovechan de la disrupción global. Pero también parece que muchas de las campañas de fraude de clics se han expuesto y se han estado ejecutando durante un tiempo.

El fraude publicitario no solo ataca a las grandes empresas y campañas. En este punto citan el fraude de clics de la competencia, es decir, cuando el propietario de un negocio hace clic o contrata a alguien para que haga clic en los anuncios de sus rivales con el objetivo de agotar su presupuesto.

En agosto de 2020, se reveló que la plataforma iOS había sido comprometida por malware dentro del SDK de Mintegral. Se dice que el malware SourMint generó clics falsos en anuncios y robó datos de usuario a través de más de 1.200 aplicaciones. Apple negó que hubiera habido una infracción y, hasta ahora, no ha eliminado ninguna aplicación de su tienda ni ha emitido ninguna otra advertencia a los usuarios.

El problema es que la industria sigue estando lamentablemente desprotegida, y la iniciativa ads.txt es una de las pocas implementadas para abordar el fraude publicitario desenfrenado.

Sin embargo, ads.txt no es, y nunca será, una fórmula mágica para vencer el fraude. Y, lo que se suma a sus problemas, la mayoría de los editores y anunciantes ni siquiera lo están usando correctamente. Los anunciantes que no revisan las listas, los editores que no las actualizan e incluso el supuesto problema de sitios fraudulentos que contratan listas de ads.txt para alojar anuncios están contribuyendo a la baja reputación de ads.txt.

Como señala el Dr. Agustine Fou, investigador independiente de fraude publicitario, es posible que ads.txt haya causado más problemas de los que ha resuelto. De hecho, IAB, el laboratorio que creó ads.txt, incluso ha declarado que solo estaba destinado a ayudar a los anunciantes a identificar plataformas publicitarias auténticas.

El fraude ha afectado también a las elecciones estadounidenses. De acuerdo con los datos manejados por el medio, en 2020 se invirtieron 2.900 millones de dólares en anuncios digitales para las campañas electorales, de los cuales se estima que 377 millones de eso se desviaron al fraude.

“El tráfico fraudulento ha crecido constantemente año tras año desde la llegada del marketing programático, y 2020 ha estado especialmente ocupado”, dice Ilan Missulawin. “La industria en su conjunto no necesariamente ha identificado una cosa que deba cambiar, pero la conversación se está volviendo más fuerte. El fraude de clics ya no es un tema de nicho, parece que cada vez más empresas buscan formas de reducir su exposición ”.

Para cualquier empresa que gaste dinero en búsquedas pagadas o anuncios sociales, seguramente este tráfico fraudulento continuo es motivo de preocupación.


Adaptado de: www.cpomagazine.com/cyber-security/why-has-click-fraud-had-a-busy-2020/


<< ver otras noticias