lunes 01 de marzo de 2021
En 2020 el mundo se paró. Nuestros voluntarios no lo hicieron

En 2020 los sueños, los proyectos, las escuelas y los trabajos quedaron en «stand-by». Pero en esa inusitada realidad algunas personas hicieron de tripas corazón y siguieron al pie del cañón para marcar la diferencia.

Entre quienes siguieron adelante cuando el mundo se detuvo se destacan los voluntarios de la Cruz Roja, personas normales y corrientes dispuestas a hacer de nuestro planeta un lugar más justo y más seguro para todos. Para ellos está dedicada esta campaña. 

La campaña gráfica retrata ciudades muy famosas del planeta en la nueva y distópica realidad que nació de la crisis del coronavirus.

Lisboa parece una ciudad completamente deshabitada medio enterrada en dunas que parecen directamente salidas del desierto africano. Londres, únicamente reconocible por algunos de sus monumentos más emblemáticos, parece poseída por el hielo, mientras que en París se funden sus elementos más característicos con un paisaje que parece mirarse en el espejo de los grandes cañones de Estados Unidos.

En todos los desoladores anuncios de la Cruz Roja aparecen en primer plano voluntarios que, pese al caos que se cierne sobre ellos, se dirigen con confianza hacia los retos antes los cuales les confronta el nuevo mundo.

La campaña lleva la firma de la agencia afincada en Lisboa LOLA Normajean y la artista urbana Patrícia Mariano.


Adaptado de: www.marketingdirecto.com/marketing


<< ver otras noticias