viernes 18 de junio de 2021
Principales enemigos de la creatividad

Según estas mujeres creativas de la industria hay ciertos elementos que son los enemigos principales de la creatividad. Algunos de estos monstruos que persiguen a las musas de la inspiración son los métodos muy estrictos, la inercia y la falta de puntos de vista diferentes.

1.  La necesidad de salir al patio del recreo a jugar y olvidar los encorsetamientos, Gema Díaz de Pablo, de PS21.

“Design thinking, mapas mentales… Tenemos tantas herramientas para hacer las cosas que nos estamos olvidando de probar a hacerlas. Nos estamos enfocando tanto en los procesos que nos estamos dejando muchas veces la parte más divertida. No solamente en el trabajo”.

“No es una guerra ni hay vidas en juego. De vez en cuando podemos dejar de pensar solamente en rentabilizar las zapatillas y volver a ponérnoslas. ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Qué mole la publicidad?”, cuestiona de forma irónica Gema.

2.  La juventud, la gran heroína de la creatividad contra la inercia, Gal-la Basora, redactora en &Rosàs.

“Cuando llevas muchos años en el sector empiezas a trabajar por inercia. Cuando eres joven no te puedes permitir el lujo de trabajar por inercia. La inercia se puede romper con una fuerza, y aquí es donde entra la juventud”.

Gal-La enumera los tres puntos que hay que tener en cuenta en este sentido. Uno de ellos es el miedo, pero no ese que paraliza, sino el que nos impulsa a trabajar más para superarnos. El segundo es la estupidez, pero esa que de tan absurda es brillante.

En tercer lugar tenemos las dudas. Al principio de una trayectoria profesional surgen más, pero no deberíamos dejarlas de lado cuando llegamos a un nivel de madurez laboral. Las preguntas siempre deben estar sobre la mesa. “El lunes, cuando volváis a las agencias, quiero que penséis cuando estéis delante del briefing: voy a intentar no trabajar por inercia”, concluye Basora.

3. Ser creativo todo el tiempo también es luchar en contra, Meritxell Ruiz, creativa en VMLY&R

“Lo importante es dejar de ser creativo. Mi teoría es que la creatividad es una pila y necesita descargarse para volver a estar a tope”. Para ello, se deben seguir tres pasos:

1. Encontrar algo que nos defina más allá de nuestros trabajos. “Me di cuenta de que me interesaba mucho involucrarme en proyectos personales porque no quería que mi personalidad se basara en mi trabajo. Por eso hago videoclips”.

2. Identificar el monotema y darse cuenta de que todo giraba alrededor de la misma temática.

3. Es no hacer nada, también conocido como procrastinar, vaguear o dedicarse a la actividad que uno quiera. “No hago nada y lo disfruto, aunque suponga esas miradas de odio cuando sales antes de la agencia”, afirma. “Al día siguiente no me culpo ni me quiero culpar, porque me doy cuenta de que he aprendido muchas más cosas que desde la oficina de la agencia”.


Adaptado de: www.marketingdirecto.com


<< ver otras noticias