lunes 09 de agosto de 2021
El descanso no determina nuestra productividad

Siempre hemos escuchado eso de que para rendir bien en el trabajo y ser más productivos debemos dormir al menos ocho horas al día. Sin embargo, un reciente estudio del MIT demuestra que dormir más no mejora el rendimiento o el bienestar, especialmente para aquellas personas que tienen un sueño interrumpido.

El MIT llevó a cabo un estudio con 452 trabajadores de Chennai, India, con bajos ingresos, a quienes colocaron un dispositivo en su muñeca capaz de rastrear su sueño. Los participantes aumentaron su tiempo de sueño nocturno de 5,5 horas al día a seis horas, a través de una combinación de estímulos e incentivos financieros, y los investigadores comprobaron que el aumento de 30 minutos de sueño no modificaba en absoluto la vida de las personas.

Dormir 30 minutos más al día no mejoró la productividad de los participantes en el estudio, tampoco lo hicieron sus ingresos, su toma de decisiones, la presión arterial o la sensación de bienestar. Estos resultados llaman significativamente la atención de los investigadores, ya que históricamente el tiempo de descanso se ha relacionado con aspectos que van desde el aumento de energía hasta el control emocional.

Sin embargo, otro tipo de cambios en el sueño de los participantes, tales como las siestas breves durante el día, sí que mejoraron su productividad, su función cognitiva y su bienestar.

El dinero juega un factor fundamental en este estudio y, por tanto, en el descanso de los participantes. ¿El motivo? Cada minuto que los participantes pasaban durmiendo era un minuto en el que no se les pagaba por su trabajo. Esto suponía una preocupación y, por tanto, el tiempo que añadían a su descanso no era de calidad.

Para los investigadores, la calidad del sueño es esencial: “Agregar sueño de mala calidad puede no tener los beneficios que tendría otra media hora de sueño, si es de mayor calidad”.

Teniendo en cuenta los resultados de este estudio, si lo que buscas es ser más productivo, especialmente en verano, época en la que los largos días de sol, las vacaciones y las olas de calor impactan en nuestro rendimiento, deberás buscar alternativas a aumentar las horas de sueño o, que al menos, estas sean de calidad.


Adaptado de: https://web.mit.edu/


<< ver otras noticias