jueves 19 de agosto de 2021
Los talibanes en las redes sociales

Desde que el pasado domingo Kabul, la capital afgana, cayera a manos de las talibanes, las redes sociales (unas más que otras) están en la picota por haberse convertido en la herramienta propagandística favorita de un grupo que otrora abominaba internet y ahora se mueve allí como pez en el agua.

En Estados Unidos no ha caído muy bien que Twitter, que el pasado mes de enero expulsaba a Donald Trump de su plataforma, haya decidido dar libertad a los talibanes para utilizar la red para promover su narrativa.

Twitter no bloquea a los talibanes en su plataforma. De hecho, la cuenta oficial del portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, acumula más de 300.000 seguidores en la red de microblogging desde la caída de Kabul.

“La situación en Afganistán cambia por momentos. Estamos observado que mucha gente del país se está valiendo de Twitter para buscar ayuda y asistencia. La principal prioridad de Twitter es proporcionar seguridad a las personas y permanecer vigilantes. Estamos tomando medidas para salvaguardar las voces de que aquellos que forman parte de grupos protegidos, incluyendo a trabajadores de organizaciones humanitarias, periodistas, medios de comunicación y activistas de derechos humanos”, señala Twitter.

Facebook, por su parte, sí lleva dando portazo a los talibanes en sus dominios desde hace años. El grupo integrista forma parte de una lista secreta confeccionada por la red social para poner nombres y apellidos a organizaciones enfocadas a la difusión del odio. Y el hecho de que los talibanes hayan triunfado en el plano militar en Afganistán no parece motivo suficiente para sacar al grupo de esa lista negra.

“Los talibanes están sancionados como organización terrorista bajo la legislación estadounidense y como tales, sus contenidos están prohibidos en Facebook y en Instagram de acuerdo con nuestras políticas referentes a organizaciones de naturaleza peligrosa. Esto quiere decir que eliminamos cuentas mantenidas por los talibanes o por personas en su nombre y prohibimos la loa, el apoyo y la representación de este grupo en Facebook y en Instagram”, explica un portavoz de la red social más grande del mundo.

“Independientemente de quienes estén en el poder, tomaremos las acciones apropiadas contra las cuentas y los contenidos que quebrantan las normas", enfatiza el portavoz de Facebook.

WhatsApp lo tiene muy difícil para expulsar a los talibanes de sus dominios debido a la encriptación de extremo a extremo.

WhatsApp ha sido confrontado con múltiples críticas por el rol que ha desempeñado supuestamente facilitando que los talibanes amenazaran y chantajearan a líderes locales para deponer las armas y hacerse así con el control de Afganistán. 

Influye de manera determinante que los talibanes no figuran en la lista de organizaciones terroristas extranjeras del Departamento de Estado de Estados Unidos (una lista a la que las plataformas 2.0 se agarran a la hora de vetar o no a determinados contenidos). El grupo sí figura, en cambio, en la lista de organizaciones terroristas del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

No obstante, hace unos días WhatsApp bloqueó una cuenta que los talibanes estaban utilizando a modo de «hotline» para que los residentes de Kabul pudieran dar cuenta de actos de violencia. Esta decisión hace en realidad muy poco para impedir a los talibanes mantenerse en el poder y amenaza con añadir más confusión y desinformación a una situación ya de por sí caótica.

Por lo pronto muchos líderes talibanes mantienen sus cuentas operativas en WhatsApp. Sin embargo, la cuenta «business» del portavoz de la organización fue desactivada el pasado martes.

YouTube, la filial de Google, asegura que dará de baja “aquellas cuentas que se consideren propiedad de los talibanes o que estén operadas por ellos, de conformidad con todas las sanciones aplicables y las leyes de cumplimiento comercial”. YouTube enfatiza además que desde hace largo tiempo sus políticas "prohíben el contenido que promueve el extremismo violento, incluido el reclutamiento la promoción de actos terroristas y la incitación a la violencia".


Adaptado de: www.marketingdirecto.com


<< ver otras noticias