lunes 25 de octubre de 2021
Por qué fabricar en China ya no sale tan barato

Hace ya casi dos años, estalló la pandemia en China y las fábricas cerraron. Esto fue un golpe para el resto de países que dependían de la cadena de suministro del gigante asiático. La solución de las compañías textiles fue mover la producción a países cercanos, de cara a abastecerse de un modo óptimo.

Un ejemplo de ello es Inditex, que tiene más de la mitad de las fábricas relacionadas con el proceso final, un 53%, ubicadas en este tipo de mercados más próximos. Por otro lado, más de la mitad de sus factorías se encuentran en Europa o en el norte de África.

La crisis continúa afectando a los suministros del sector textil, cuya producción procede en buena parte de países asiáticos. En su día fue la crisis sanitaria ocasionada por la pandemia, pero en este caso las complicaciones vienen motivadas por la elevada demanda, que supera a la oferta.

Esta situación ha conducido a un punto en el que los precios del transporte marítimo en China han subido, dada la falta de materias primas. Trabajar con este país, del que viene el 90% de lo que se consume, ya no sale tan económico como antes, sino todo lo contrario. Al haber escasez de productos como la madera o el acero se están encareciendo los servicios.

Frente a esto, las empresas textiles han vuelto a movilizarse para poder sortear los obstáculos. En esta ocasión, lo que han hecho ha sido reubicar su actividad a otros países, entre los que encontramos Turquía, Portugal, Marruecos o España.

El sector textil antepone la capacidad de reacción y la flexibilidad a la fabricación a bajo coste de China

“De una forma lenta, esto es algo que ya se estaba llevando a cabo en los últimos años, pero la pandemia, el mercadeo que hay con los contenedores marítimos y el parón de las fábricas chinas ha hecho que las marcas acerquen aún más la producción”.

“Nos hemos dado cuenta de que no es tan importante fabricar a bajo coste, sino tener capacidad de reacción y ser flexible, y esto sólo te lo permite la fabricación en proximidad”, afirma Eduardo Zamácola, presidente de Acotex.

Las circunstancias han llevado a que otras compañías como Mango o Tendam, el antiguo Grupo Cortefiel, también apuesten por los centros de producción de proximidad. La rápida capacidad de reacción es una de las características que se antepone a la producción masiva.


Adaptado de: www.marketingdirecto.com


<< ver otras noticias