lunes 10 de julio de 2017
Los 7 pecados capitales retratados en la publicidad

Los siete pecados capitales fueron representados en la película Seven de manera magistral. Allí se muestra cómo la humanidad, pecadora por naturaleza, los comete con pasión absolutamente desbordante.

Humanos acostumbrados a incurrir en todos los pecados capitales son, por ejemplo, los publicistas, que no se cansan de ser hacer méritos para ir directo al infierno (y pasar de largo por el cielo).

A continuación, los siete pecados pecados capitales desde el punto de vista de la publicidad:

1.  Envidia

En la industria publicitaria pasan muchos que fracasan y desfilan sin pena ni gloria, envidiando la ingeniosa publicidad de alguno que acaparó la atención del espectador. Pero si esta envidia no se traduce en desdén, puede ser el aliciente que anime a los publicistas a superarse en el desempeño de su trabajo y esto resulta ser muy saludable.

2.  Gula

Con los anuncios se promueve el consumo excesivo de comida y bebida incurriendo constantemente en el pecado de la gula. Con fama de bebedores y de amantes del buen yantar, los publicitarios son glotones y animan al resto de los mortales a serlo.

3.  Avaricia

La publicidad echa raíces en el deseo exagerado de posesiones materiales. Y aunque en los últimos años les ha dado por hacer el bien en sus campañas publicitarias, el fin último de su trabajo es lograr que al consumidor le pique el gusanillo de la avaricia.

4.  Lujuria

El sexo es una constante en la publicidad ya sea para vender coches o chocolates, ya no es tan obscena y de mal gusto como antes, pero el sexo, al fin y al cabo, vende y los publicistas no pueden resistirse a sus encantos.

5.  Soberbia

No tiene nada de malo que los publicistas se sientan orgullosos de su trabajo, pero pueden resultar excesivos los baños de ego que se dan en Cannes Lions y otros festivales publicitarios

6.  Pereza

De la pereza que se ve en esta industria no tienen la culpa los publicistas sino los propios clientes, que insisten constantemente en cortar las alas a las creaciones e ideas de los profesionales que se desenvuelven en la arena de la publicidad.

7.  Ira

Para constatar que la ira vive a sus anchas en la industria publicitaria basta con echar un vistazo a las actualizaciones de estado (y los subsiguientes comentarios) de un puñado de publicistas (elegidos al azar) en LinkedIn. Allí hay alojado odio en estado puro.

Foto: https://www.marketingdirecto.com/marketing


Adaptado de: https://www.marketingdirecto.com/marketing-general/publicidad/por-que-publicidad-pecadora-tomo-lomo-comete-7-pecados-capitales


<< ver otras noticias